Nanotecnología, la alternativa ecológica en recubrimientos

Los avances tecnológicos se dan en diversos campos, y en el caso de los recubrimientos la nanotecnología se hace presente, desde su cuna en Alemania, donde el Instituto Leibniz es pionero en el campo; los recubrimientos con este tipo de tecnología son los ideales para sustituir a los ya existentes que están elaborados a partir de derivados del petróleo, como los impermeabilizantes, siliconas y teflones.

Nano-Care Deutschland AG es un spin-off del Instituto Leibniz de nuevos materiales (INM), distinguido por considerarse uno de los primeros en el desarrollo y fabricación de nanorecubrimientos funcionales y fáciles de limpiar y para el caso del continente americano, sólo una empresa mexicana ha sido autorizada para poder introducir dicha tecnología al continente.

La venta de productos que provienen del petróleo, como los recubrimientos para techos y paredes o impermeabilizantes es común, sin embargo, estos son nocivos para la salud porque generan la aparición de moho, y son vulnerables ante los rayos ultravioleta; a diferencia de los productos elaborados a base de nanotecnología, como los que ofrece la empresa mexicana, Nano Depot, señaló Jesús Reyes Serpa, gerente general del corporativo.

Como alternativa a recubrimientos derivados del petróleo, esta empresa mexicana creó a través de la nanotecnología, productos cien por ciento amigables con el medio ambiente

Buscar alternativas encaminadas a cuidar el medio ambiente es de suma importancia, sobre todo en sectores como el de la construcción, de acuerdo a datos del Colegio de Ingenieros Civiles de Cancún, encabezado por Roberto Quiroz. “Fomentar la capacitación para impulsar el desarrollo con respeto al medio ambiente es uno de los objetivos de la nueva mesa directiva del Colegio”, señaló el ingeniero Quiroz, dejando claro así el compromiso de construir, sin destruir ni dañar el medio ambiente.

Al respecto, Reyes Serpa señaló: “Alemania es líder en el campo de la nanotecnología, además los productos de Nano Depot están respaldados por el Instituto Leibniz y especializados en el campo de los recubrimientos, con capacidades para repeler agua, aceites, suciedad, purificar el aíre y mejorar el rendimiento de piezas mecánicas del sector automotriz, es decir, se pueden aplicar en infinidad de sectores, el de la construcción incluido”.

Y, en el caso de los recubrimientos nanotecnológicos, han sido implementados en diversos campos, desde el Sistema de Transporte Colectivo de la Ciudad de México (Metro), hasta el Circo Du Soleil en la Riviera Maya y en estructuras tan importantes y exclusivas como Torre Sofía en Monterrey, por mencionar algunos.

Adquiere los nanorecubrimientos en nuestra E-Shop

Tres segundos de vida

Estamos seguros que en algún momento has escuchado la frase “tu vida pasó frente a tus ojos en un segundo”, y si tienes automóvil esto podría ser bastante común en los días de lluvia, nunca faltan los conductores que a pesar de las inclemencias del clima, circulan a toda velocidad, lanzando agua sucia de los charcos a los parabrisas de los demás.

Además de estos percances, la lluvia de por sí ya representa un problema, pues crea una película de agua sobre nuestro cristal, lo que complica nuestra visión, a pesar de los parabrisas, ¿qué pasaría si hubiera algo que pudiera evitar esta situación?, algo que logrará que veamos nuestro camino tres segundos más rápido después de ser víctimas de un disparo de agua sucia de algún conductor imprudente.

Los días de lluvia aumentan los riesgos de accidentes viales al reducir la visibilidad, sin embargo, con el uso de recubrimientos basados en nanotecnología, la visión aumenta en un 80%, lo que nos permite contar con esos tres segundos de vida, que pueden ser la diferencia entre llegar con bien a casa o quedarnos en el camino.

Los recubrimientos nanotecnológicos brindan una propiedad antiadherente a las superficies, en este caso el vidrio, ocasionando que el agua se conserve en forma de “esferas”, evitando la aparición de una película, y que al conservar una forma esférica, estas se resbalen del vidrio ya sea por la inclinación del parabrisas, o bien por la velocidad a la que nos desplazamos, en promedio 60 kilómetros por hora, creando un efecto “antigrativacional”, ya que las gotas de agua ruedan hacia arriba por el vidrio.

Como efecto colateral, las gotas de agua ruedan llevando consigo toda la suciedad que se encuentre en el parabrisas, brindándonos seguridad y estética en una sola aplicación cada tres años, ¿cómo?, por la nanotecnología basada en elementos naturales, a diferencia de otras opciones en el mercado, que al estar basadas en derivados del petróleo, se degradan con el sol en poco tiempo.

Para ti, ¿Cuánto vale tu seguridad?

¡Integra la nanotecnología a tu vida!

Adquiere NanoX150