Vida Diaria

Devuelve la vida a tus muebles de madera

Todos tenemos ese mueble de madera que durante años ha formado parte de nuestro hogar, o bien, no nos animamos a comprar uno por los cuidados que estos requieren, sin embargo, un sellador de madera es la solución ideal para conservarlos en óptimas condiciones por más tiempo.

Sin embargo, además de esta opción, tenemos que darle los cuidados necesarios para que esta protección funcione al 100%, ya que si descuidamos este punto nuestra inversión no será redituable.

Pero antes de conocer los puntos básicos de cuidado para nuestros muebles, también es importante saber que podemos restaurarlos, para volver a la vida, especialmente, aquellos que tienen valor sentimental para nosotros.

Manos a la obra

La limpieza del mueble es el primer paso para restaurarlo, basta con pasar un trapo húmedo con un poco de jabón neutro, y dejarlo secar totalmente. Repasa las manchas en esquinas o molduras con un cepillo de dientes duro y mojado. El siguiente paso será eliminar la pintura o el barniz.

Repara los golpes, los más ligeros desaparecen si colocas un trapo mojado en agua o en leche caliente sobre la zona afectada. Sujétalo fuerte con una cinta y déjalo actuar unas horas. También puedes tapar las fisuras con masilla o cera natural para disimular arañazos e imperfecciones.

Aplica nanotecnología

Tras la limpieza y la restauración, lo mejor es aplicar un sellador de madera.

Nanox150 Wood, protege la madera no tratada con una capa invisible, la cual repele líquidos, suciedad y contaminantes, además de permitir que la superficie continúe respirando, evitando la aparición de moho y hongos.

Como debemos cuidar la madera

Aunque nuestro mueble allá quedado restaurado y luzca como nuevo, además de estar protegido es importante mantenerlos en buen estado y limpiarlos de manera frecuente, y la realidad es que esto puede ser bastante sencillo, pues en su mayoría es cuestión de constancia.

Agua caliente, como lo mencionamos anteriormente es importante limpiar con un trapo húmedo de preferencia con agua caliente y un poco de jabón suave. Usa un cepillo de dientes viejo para llegar a las zonas más difíciles. Seca la suciedad de la superficie de los muebles con un paño o con papel para no dañar la madera.

Aléjalos del sol, si es posible, ya que mantenerlos lejos de los rayos UV evita que se dañen los acabados de la madera. De esta manera los muebles de madera se verán siempre relucientes, y darán ese toque de elegancia a tu hogar.