Ecología, Negocios

Revoluciona la construcción con tecnología verde

Construcción verde

El campo de la construcción refiere uno de los que más impacta a nuestro medio ambiente, principalmente por el uso de productos que contienen una huella de carbono bastante alta, razón por la cual la implementación de la nanotecnología está marcando la tendencia en el sector de la mano con Nano Depot.

En un rubro tan competido, la innovación se convierte en el diferencial que ofrece una mejora continua en los procesos de construcción y mantenimiento previos, aumentando el valor de la obra y conservando su plusvalía. Y en el caso de Nano Depot, ofrece una licencia de distribución para el sector de la construcción, siendo esta la puerta de acceso a la nanotecnología.

Nanotecnología aplicada al medio ambiente

prevención

El mercado de la construcción cuenta con etapas, y en cada una de estas las ganancias potenciales provienen de diversas fuentes, una vez entregada una obra, la parte del mantenimiento preventivo es vital para conservar la plusvalía del inmueble en cuestión, una etapa donde la mayoría de los clientes están apostado, hoy en día, por el cuidado ambiental.

En la actualidad muchos de los productos que se colocan previo a entregar el inmueble, como impermeabilizantes, pinturas o recubrimientos en general, son derivados del petróleo, lo que ocasiona un golpe directo contra el medio ambiente al incrementar la huella de carbono en el campo de la construcción.

Sin embargo, la nanotecnología en recubrimientos se encuentra disponible en el mercado desde hace 10 años a través de Nano Depot, pero pocos han apostado por este camino, no obstante, aquellos que lo han hecho se han visto retribuidos con utilidades muy por encima de los productos convencionales, y se han ganado la fidelidad de sus clientes al apostar por el cuidado del planeta.

Inversión preventiva, una apuesta segura

Si bien los nanorecubrimientos pueden parecer caros en comparación con los productos tradicionales, el sector de la construcción ha empezado por apostar por la prevención, ya que un recubrimiento nanotecnológico tiene como duración mínima (en su concentración menor) un año, mientras que un producto derivado del petróleo sufre un desgaste constante desde el primer minuto de su implementación.

En un periodo de 6 meses, un recubrimiento derivado del petróleo presenta ya un desgaste notorio a simple vista, mientras que un nanorecubrimiento conserva sus propiedades por más tiempo, y gracias a sus características antiadherentes, evita el desgaste de las superficies y brinda beneficios como reducción en costos de mantenimiento y en el tiempo invertido en esta actividad.

¿Qué esperas? El mejor momento para invertir en una distribución de nanorecubrimientos es ahora, únete a la red de Nano Depot y súbete al barco de los pioneros en nanotecnología en México y el mundo.