Industrial, Vida Diaria

Blinda tus herramientas contra el óxido

En todos los hogares existen herramientas básicas, al igual que en algunos de los negocios como las carpinterías, talleres mecánicos, etcétera, sin embargo es importante darles mantenimiento sin importar que estén guardada, para evitar que se oxiden, una buena opción es el uso de pintura anticorrosiva. 

El óxido en una herramienta es un problema grave, ya que complica su uso y en algunos casos, las inutiliza por completo, perdiendo toda la inversión que realizamos por la falta de prevención. 

¿Por qué se oxidan las herramientas?

Todas las herramientas fabricadas en acero necesitan como mínimo una limpieza luego de su uso, y aceite mineral para impedir el contacto del oxígeno con el metal. Entre más humedad, mayor riesgo habrá de que el metal empiece a corroerse.

Además del aire y la humedad, otros factores desencadenantes de la corrosión, son el contacto prolongado con otros metales, que desencadena la transmisión de iones metálicos y la adherencia de suciedad que contiene compuestos orgánicos.

¿Cuáles son las herramientas que corren más riesgo de corrosión?

Todas las herramientas son susceptibles a la corrosión, sin embargo, algunas lo son más que otras debido al tipo de uso que tienen, ya que algunas tienen aplicaciones más rudas o con mayor contacto con la humedad.

Cinceles: Están en constante fricción y rozamiento, por lo que su superficie sufre a diario la exposición al aire y la humedad.

Martillos: Por lo general estas herramientas junto con las hachas se utilizan como instrumentos de impacto, y la zona de mayor riesgo es la cabeza, especialmente la punta. También la zona en donde se sostiene el mango, en donde suele existir humedad o acumulación de suciedad.

Pinzas y alicates: Se utilizan para cortar materiales como alambres y cables; muchas veces el óxido se manifiesta en las zonas de corte, en los filos. 

Llaves fijas, inglesas, stillson y picos de loro: Presentan corrosión cuando se las utiliza inapropiadamente, o cuando la boca de una de ellas ha sufrido desgaste o fricción, inclusivo bajo el mango.

Talochas y espátulas: Son utilizadas por albañiles, por lo tanto corren  un gran riesgo de corrosión, ya que están en contacto con el medio ambiente y rara vez se limpian después del uso.

Diferentes métodos de limpieza en las herramientas

Si tenemos alguna herramienta oxidada y queremos usarla, podemos utilizar alguno de los siguientes métodos de limpieza, que nos permita eliminar la corrosión o bien, frenarla de manera momentánea. 

Puedes sumergirlas en una mezcla de agua tibia con líquido lavavajillas, luego, debes tallarlas con una fibra metálica  o papel de lija. También puedes utilizar una mezcla de vinagre y sal para suavizar el óxido y luego frotar las herramientas con papel de lija. 

También existen productos destinados a eliminar el óxido, generalmente siguen el mismo método, remojar las piezas por un tiempo para luego aplicar fricción y así retirar la corrosión.

Otra opción, la cual es un método preventivo, es utilizar alguna pintura anticorrosiva, Zinoxx por ejemplo, es ideal para lucir todo el esplendor de sus herramientas, gracias a su efecto anticorrosivo, el óxido es cosa del pasado.

Nunca más encontraras oxido en tus herramientas, esto te permitirá usarlas en el momento que lo necesites sin tener que esperar a retirar la corrosión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *